Cambios en los % de retenciones

Un trabajador de un cliente se nos ha quejado y con razón de la fuerte subida que ha tenido en el último mes en el porcentaje de retención en su nómina. Esto es más corriente de lo que la gente piensa, ya que el porcentaje de retención que aplicamos en las nóminas puede variar por varios motivos, cambios en las remuneraciones percibidas, en el tipo de contrato, en la situación familiar, etc. Pero, ¿cómo pueden afectarnos estos cambios?.

Para ello debemos entender que las empresas están obligadas a retener de las nóminas de sus trabajadores. Para ello a principios de año se realiza el cálculo de la base liquidable para las retenciones del IRPF del ejercicio, no sólo se computa el salario fijo bruto anual, sino los variables. De ahí y según la “fórmula de Hacienda” sale el tipo de retención, porcentaje que se aplica en todas las nóminas.

El artículo 87 del Reglamento del IRPF, prevé que este porcentaje se regularice en función de los cambios que se produzcan. Las tres situaciones más habituales son:

1º Que el salario previsto aumente por culpa de los variables (pagos de bonus o comisiones).

2º Que pasemos de un contrato temporal a uno indefinido o que llevemos más de un año en esta situación de temporalidad. Para los primeros se fija una retención del 2%, pasando a partir de ese momento al cálculo según “fórmula”, como el caso de nuestro trabajador.

3º Variaciones en la situación familiar, nacimientos, separaciones.

Todo ello conlleva no solo una variación en el % de la nómina de ese mes, sino que hay que recuperar la diferencia de retención de las nóminas desde principio de año. Así en nuestro supuesto, el trabajador tenía un contrato temporal con el 2% de retención, pasando a indefinido el uno de julio. Según cálculo le corresponde el 16% de retención, pero además deberá “recuperar” la diferencia desde principio de año, o sea un 14% por mes. Casi nada.

De todas formas, de no hacerse así nuestros amigos de Hacienda, ya le estarían esperando en el momento de realizar la declaración de renta.

publicado el

¿Cómo debo hacer una factura?

Modelo facturaUna de las cuestiones fiscales que más problemas generan es la emisión y conservación de las facturas. No es un tema baladí puesto que gran parte de la estructura de impuestos de una empresa se basa en este documento. La factura es la que nos permitirá deducirnos el IVA o incluirla como gasto en el Impuesto de la Renta o el de Sociedades.

¿Qué debe llevar  una factura?

Las facturas pueden emitirse en soporte papel o por medios telemáticos (factura electrónica). Es obligatorio que la factura contenga como mínimo:

1 Número y, en su caso, serie. La numeración de las facturas debe ser correlativa pudiendo establecerse series diferentes, siempre y cuando se justifique (varios establecimientos, etc.).

2 Fecha de expedición de la factura. Normalmente debe coincidir con el momento en que se entregan las mercancías o se presta el servicio. De no ser así debe indicarse en concepto la fecha de entrega. También en algunos casos debe emitirse factura cuando se cobra anticipadamente.

3 Nombre y apellidos o denominación social completa (en caso de sociedad).

4 NIF atribuido por la Administración española, o en su caso, por la de otro Estado miembro de la Unión Europea, tanto del expedidor como del destinatario.

5   Domicilio tanto del expedidor como del destinatario. Si este fuera una persona física que no desarrolle actividades empresariales o profesionales, no será obligatoria la consignación de su domicilio.

6 Descripción de la operación y su contraprestación total. Deberán consignarse en la factura los datos necesarios para la determinación de la base imponible.

7   Tipo de IVA aplicable y la cuota repercutida, es obligatorio poner el % del IVA y su importe. Si la factura comprendiera entregas de bienes o servicios sujetos a tipos diferentes en el IVA, deberá diferenciarse la parte de operación sujeta a cada tipo.

8 Total factura, la suma de las bases y los IVA correspondientes.

9 Retención de IRPF si la hay.

Más información ver el Real Decreto 1496/2003, en http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2003-21845

En España es válido cualquier formato de factura, incluso hecha a mano sobre una servilleta. Lo importante es que lleve todos los datos arriba indicados. Si no tienes la factura completa no podrás recuperar el IVA ni deducirte el gasto.

publicado el

Plazos de pago de las facturas

El congreso de los diputados ha aprobado la reforma de la ley contra la morosidad, de manera que se fija en 30 días el plazo de pagos de la administración pública y en 60 días para el sector privado.

En ambos casos se aplicará de forma progresiva hasta el 2013, en el sector privado los plazos de pago será de 85 días desde la entrada en vigor hasta finales de 2011, de 75 días en 2012 y de 60 días a partir de enero de 2013.

Se elimina así la posibilidad de negociar plazos superiores entre el deudor y el acreedor.

Asimismo los plazos empiezan a contar desde la fecha de recepción de la mercancía o terminación del trabajo, y no desde la fecha de recepción de la factura.

Importante: en las facturas electrónicas el envío de la misma presupone siempre el inicio del plazo

publicado el