Como afrontar la subida del IVA

Subida del IVALas estrategias de las que más han hablado nuestros clientes son las siguientes:

 

1ª No aplicar la subida en el precio final. Eso quiere decir que lo asumes de tu margen y bajas tu beneficio. Además el cliente sólo lo va a visualizar durante pocos días. Una vez se acostumbre al nuevo IVA sólo verá el precio final y comparará. No olvidemos que en realidad debemos subir el IVA, por lo que para dejar el precio final igual debemos hacer un descuento equivalente, según el siguiente esquema:

•       Situación hasta 31 de agosto: base Imponible 100 € + 18% IVA = 118,00 € P.V.P.

•       Situación desde 1 de septiembre: el PVP debería ser de 121,00, por lo que si queremos mantener el anterior PVP debemos: base imponible 97,52 € + 21% IVA = 118,00 € PVP. En realidad no perdemos los 3 € del incremento del IVA sino 2,48 €.

 

2º Crear descuentos por el mismo importe de la subida del IVA. En este caso el cliente lo va a visualizar continuamente porque verá el descuento siempre. Pero además puedes:

•    Aplicar el descuento en compras futuras, lo que te asegura el retorno del cliente, y hace que el descuento sea mucho más visible para el cliente. Ejemplo: en el marcaje del precio o en la factura resalta el descuento con un “descuento antiIVA”.

•    Aplicar el descuento, no en dinero sino en productos o servicios de tu negocio. Ello lleva a que nos salga más rentable ya que el cliente visualiza el total del descuento, pero a nosotros nos cuesta el coste del producto. Ejemplo: Una cadena de restaurante canjeará todos los descuentos acumulados hasta 31 de diciembre por consumiciones gratuitas.

•    Como el descuento está entre el 2% y el 3%, según el tipo de IVA, podemos crear un sistema de cartilla de puntos para canjear por productos y servicios o descontar de compras futuras, e incluso destinarlos a acciones sociales.

 

3º Aplicar la subida, pero darle al cliente servicios adicionales de forma gratuita. Ejemplo: peluquería que ofrece servicios de diagnóstico capilar, asesoría de imagen o incluso perfumar gratuitamente a la cliente al salir del establecimiento.

 

4º Realizar un consumo responsable. Está claro que con el aumento de precios, y no solo es el IVA, el personal va a comparar más si cabe precios. Si queremos sobrevivir tenemos que actuar.

 

5º Trabajar desde el extranjero: todos recibimos facturas desde Irlanda de Google y nos hemos fijado que otros países europeos tienen un IVA inferior, por lo cual ¿es posible trabajar en España, con un IVA inferior de otro país?. Pues, depende. De entrada esto solo nos da ventajas si nos dirigimos a consumidores finales. Después tenemos que ver las reglas de territorialidad:

•    En cuanto a las entregas de bienes se entenderán hechas en el sitio donde se pongan a disposición del comprador, por tanto en nuestro caso España.

•    Sin embargo las ventas a distancia, páginas web o catálogo, tienen una regla especial: aplicamos el IVA del país de origen hasta llegar a un máximo anual. En el caso de España 35.000 €. Por ello todas las ventas a España hasta esa cifra realizadas por este sistema por una web radicada en otro país miembro irán con el IVA de ese país.

•    En el caso de los servicios a particulares, con numerosas excepciones, se entiende que se aplicará el IVA del estado miembro donde esté quien presta el servicio.

En los últimos años, empresas de venta a distancia o de prestación de servicios se han establecido en países de la UE con IVAs e Impuestos de beneficios más bajos.

 

6º Cobrar en “metálico”, ya nos entendemos: como asesoría no podemos en ningún caso recomendar esta opción por ser ilegal, y conllevar graves riesgos ante la Inspección de Hacienda. Además realizar las ventas “sin IVA” conlleva efectos colaterales, como declarar menos beneficios por la “desaparición de ingresos”; lo que además de ser visible para Hacienda, empeora nuestros balances para obtener o mantener financiación.

 

7º Intercambio de bienes y servicios: en los últimos tiempos hemos visto aflorar iniciativas de intercambio de servicios, bancos de tiempo, etc. Consisten básicamente en ofrecer nuestros bienes y/o servicios, sin cobrar, a cambio de recibir bienes o servicios de otros. Teóricamente al no facturar no hay IVA. Sin embargo estas son operaciones de permuta, en la que se produce el mismo hecho sujeto a IVA que si lo cobrásemos en dinero. Por ello se emite factura igual, con el nuevo IVA igual y se compensa con la factura que se recibe.  

 

publicado el

Como aplicar la subida del IVA

El día 1 de septiembre sube el IVA del 18% al 21% y del 8% al 10%. Esta subida y como aplicarla han generado muchas dudas que vamos a intentar resolver en este post.

1º ¿Qué productos o servicios suben?

Todos aquellos que tributaban al 18% suben al 21% y los que estaban al 8% ascienden al 10%. Además también sube el recargo de equivalencia, el general del 4% al 5,2 % y el reducido del 1% al 1,4%.

Las dudas surgen en relación a bienes y servicios que cambian de tipo del reducido al normal, lo que implica una subida de una tacada del 13%. Estos son entre otros: las flores y plantas ornamentales, los servicios mixtos de hotelería, la entrada a teatros, circos y espectáculos,  la televisión digital, los servicios funerarios, las cadenas de peluquerías, la compra de obras de arte, los servicios de radiodifusión y los prestados por artistas.

Os dejamos un enlace para que sepáis que bien o servicio va a cada tipo de IVA según la nueva legislación.

2º ¿Cuándo se debe repercutir la subida?

Parece fácil la respuesta, el 1 de septiembre de 2012, pero no lo es tanto. ¿Qué pasa con los consumos de luz de agosto facturados en septiembre? ¿Y con las facturas ya emitidas por pagos a cuenta de cosas que deben entregarse en septiembre?. La norma general es que todas las facturas emitidas a partir del 1 de septiembre llevarán el nuevo tipo de IVA, pero hay excepciones:

2.1.) Expedición de factura en fecha distinta a la operación: En IVA se produce el devengo en la fecha en que se realiza la operación, pero se puede emitir la factura hasta un mes más tarde. Por tanto si entregamos un vehículo en agosto y la factura se hace en septiembre, llevará el IVA antiguo del 18%.

2.2.) Pagos a cuenta anteriores al 1 de septiembre de 2012: el art. 75.2 de la Ley del IVA dice que los pagos a cuenta llevan IVA y por tanto debe emitirse factura. Si hemos realizado en agosto un pago a cuenta para un vehículo que nos entregarán más tarde del 1 de septiembre, el pago a cuenta llevará el IVA antiguo del 18%, y no se rectificará en la entrega posterior.

Por tanto una buena opción de evitarse la subida es realizar entregas a cuenta en Agosto. Sin embargo no pueden ser entregas a cuenta de entregas genéricas posteriores, si no sobre pedidos concretos.

2.3.) Operaciones de trato sucesivo: son aquellas operaciones de suministros continuados en el tiempo tales como alquileres, luz, telefonía, etc. En este caso se aplicará el tipo de IVA en el momento en que sea exigible el pago. Así si el día 5 de septiembre recibimos una factura por los consumos de agosto, el tipo de IVA aplicable será el nuevo, ya que no tenemos obligación de pago hasta el día 5.

2.4.) Rectificaciones posteriores: si pasado el día 1 de septiembre debemos realizar facturas rectificativas (p.e. abonos) de facturas o hechos imponibles anteriores a 1 de septiembre, aplicaremos el tipo de IVA antiguo. En el caso de un rappel anual por consumos, aplicaremos los dos tipos de IVA, el antiguo para las compras hasta 31 de agosto de 2012, y el nuevo a partir del 1 de septiembre.

Os dejamos un link con la nota aclaratoria emitida por Hacienda.

 

 

publicado el