Regalos de Navidad a clientes y empleados

Cestas Navidad 

Una de las preguntas más recurrentes en estas fechas es si los regalos de navidad son deducibles. Es una práctica habitual en muchas empresas realizar regalos a los clientes o colaboradores, asi como atender con cestas o lotes de Navidad para los empleados. Aunque la costumbre haya descendido un poco con la crisis, no deja de ser una parte importante en las promociones de muchas empresas. Hacienda practica unos criterios muy restrictivos en cuanto a su posible deducción fiscal, pero no todo es tan negativo. Vayamos por partes:

  • Lotes y cestas de Navidad para los trabajadores: en este caso será un gasto deducible en el Impuesto de Sociedades siempre y cuando sea un uso y costumbre de la empresa; de acuerdo con el artículo 14.1.e de la Ley del IS. No hace falta que exista ninguna obligación por convenio o contrato. Eso quiere decir que es algo que hacemos todas las Navidades y no un solo año puntual.

Respecto al trabajador es una retribución en especie y deberíamos practicar la retención (pago a cuenta) del IRPF correspondiente.

Finalmente no sería deducible el IVA en ningún caso.

 

  • Regalos de empresa y atenciones a clientes: son deducibles del Impuesto de Sociedades, con la limitación del 1% de la cifra de negocios de la empresa des del 2015. Si queremos deducirnos el IVA es necesario que estos regalos lleven el nombre y/o logotipo de la empresa y no supere su valor unitario los 90,15 €, de acuerdo con el artículo 7.4 de la Ley del IVA. En este supuesto se considera publicidad. Hay que destacar que el nombre debe estar grabado y no puede ser una etiqueta que se pueda quitar.  

 

  • Productos de la empresa: cuando regalamos muestras  serán deducibles siempre que carezcan de valor comercial. Debemos realizar un albarán de entrega de importe cero indicando que son muestras sin valor comercial. En lo posible debemos indicar este hecho en la propia muestra y prohibir su venta posterior.

La no deducibilidad del IVA soportado en las compras de regalos viene recogida en el artículo 96.1.5 de la Ley del IVA. Sin embargo, la Audiencia Nacional ha matizado este precepto recogiendo la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en el sentido de poderse deducir el IVA si el empresario prueba la necesidad de tales gastos. Esto conlleva un problema de prueba para el empresario. ¡Con lo fácil que sería adaptar la ley!.

No olvidemos finalmente que para que un gasto sea deducible debemos tener la factura (no vale tíket o factura simplificada), contabilizarla y poder probar la realidad del gasto (a quien hemos entregado esos regalos o esa comida). 

publicado el