Las SCPs pasan a tributar por Impuesto Sociedades

 

Una de las principales novedades de la nueva Ley del Impuesto de sociedades, Ley 27/2014, de 27 de noviembre, es que las sociedades civiles con actividad mercantil pasarán a tributar por sociedades en vez de por Impuesto de la Renta en atribución de rentas, como hasta ahora.

 

¿Qué entendemos por actividad mercantil?

Una actividad mercantil es la que se realiza de acuerdo con lo que marca el Código Mercantil: cuando se prestan servicios o venden productos. Por tanto, aquellas sociedades civiles que tengan por objeto una explotación inmobiliaria no estarán afectadas.

 

¿Qué significa este cambio?

Estas SCP tributaban por el régimen de atribución de rentas en el Impuesto de la Renta de cada socio en función de su participación. Ahora tributarán por Impuesto de Sociedades con el tipo general del 25%.

 

¿Y el dinero que perciban los socios?

Por los beneficios que se repartan a los socios se deberá tributar por IRPF como dividendos, estableciéndose por tato una doble tributación. En cuanto a los ingresos que los socios perciban por su trabajo en la sociedad, queda por determinar si se considerarán rendimientos del trabajo.

 

¿Es obligatorio?

Todas aquellas SCP con objeto mercantil que no quieran tributar por el impuesto de sociedades, pueden ser liquidadas y disueltas hasta el 30 de junio de 2016, con los beneficios fiscales que establece la disposición transitoria introducida por la reforma.

Hay que adoptar el acuerdo dentro de los seis primeros meses del 2016 y liquidar y disolver la sociedad en los seis meses siguientes a su adopción. Hay que tener en cuenta que si se opta por la disolución se debe formalizar un balance de liquidación. Esto es especialmente complicado en aquellas SCP que hayan tributado en módulos. Además de este balance se derivarán una cuota de liquidación que se adjudicará a cada socio partícipe generándole un beneficio a efectos del IRPF.

Las  ventajas de esta opción son la exención en el ITP-AJD, en el IIVTNU y el diferimiento de tributación del beneficio adjudicado a cada socio hasta que lo perciban efectivamente.

 

¿Hay más consecuencias?

Aquellas SCP acogidas al Régimen Especial del IVA del Recargo de Equivalencia quedarán automáticamente excluidas, ya que solo puede aplicarse a personas físicas y entidades en atribución de rentas.

 

Sin duda esta medida genera consecuencias que no podemos valorar, y hacen poco aconsejable seguir trabajando como SCP. Debemos estudiar caso a caso y valorar la constitución de una Sociedad Mercantil tipo SL o SA.

publicado el

A vueltas con la retribución de los administradores

Cambios estutosLa Ley 31/2014, de 3 de diciembre, por la que se modifica la Ley de Sociedades de Capital (LSC) para la mejora del gobierno corporativo, introducía tres modificaciones en lo referente a las remuneraciones de los administradores.

Por un lado el artículo 217 establece que el cargo de administrador es gratuito, a menos que los estatutos sociales establezcan lo contrario determinando el sistema de remuneración. Este sistema puede consistir en una asignación fija, dietas de asistencia, participación en beneficios,  retribución variable, en acciones,  indemnizaciones por cese, o los sistemas de ahorro o previsión que se consideren oportunos.

El importe máximo de la remuneración anual del conjunto de los administradores en su condición de tales deberá ser aprobado por la junta general y permanecerá vigente en tanto no se apruebe su modificación. Además la remuneración de los administradores deberá en todo caso guardar una proporción razonable con la importancia de la sociedad, la situación económica que tuviera en cada momento y los estándares de mercado de empresas comparables.

En la remuneración mediante participación en beneficios, los estatutos marcarán un % máximo, que en el caso de la sociedad de responsabilidad limitada en ningún caso podrá ser superior al diez por ciento de los beneficios repartibles entre los socios, según al artículo 218.

Finalmente el 219 establece las condiciones de la remuneración vinculada a las acciones de la sociedad.

 

El problema es el régimen transitorio que establece que los cambios de sistema de remuneración deben efectuarse en la primera junta después del 1 de enero de 2015. Muchas sociedades, siguiendo las instrucciones del régimen anterior marcan en sus estatutos que el cargo es gratuito. Pues bien, Hacienda ya ha indicado que a partir del 2016, todas las sociedades que mantengan en sus estatutos el cargo gratuito, no podrán deducirse pago alguno a los administradores.

Para ello debemos elevar a público ante notario la modificación y llevarla al registro mercantil pertinente para evitar los perjuicios que esta medida puede conllevar.

publicado el

Rebaja en las retenciones

 

El gobierno anunció la pasada semana un adelanto de las rebajas de impuestos previstas para el 2016 a uno de julio del 2015. Todo ello ha conllevado variaciones en las retenciones que tenemos que aplicar para este ejercicio. Finalmente, mediante el Real Decreto-ley 9/2015, se ha decidido cambiar las retenciones que se aplican a partir del 12 de julio de 2015. Y quedan así:

 

1. Rendimientos del trabajo:

  • Se cambian las escalas del impuesto a efectos de retenciones, y se regularizará con las nóminas que se devenguen a partir del uno de agosto.
  • El porcentaje de retención para los administradores seguirá en el 37%, bajando del 20% al 19,5% en el caso de empresas con cifras de negocio inferiores a 100.000 €.
  • Los cursos, conferencias y similares baja al 15%

 

2. Rendimientos de capitales:

  • Capital mobiliario (intereses): 19,5 %
  • Retenciones alquileres de local de negocio: 19,5 %

      También se aplicará este porcentaje a las ganancias patrimoniales.

3. Actividades profesionales:

  • 15% para actividades profesionales
  • 7% para actividades profesionales en el primer año de actividad y los dos siguientes.

 

En el caso de las retenciones de las facturas no se aplicará con efectos retroactivos, si no en todas las facturas y alquileres a partir del 12 de julio.

publicado el

Las Asociaciones y la nueva Ley del Impuesto de Sociedades

 

Una de las consecuencias que ha pasado más desapercibida de la aprobación de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, es la obligación de presentar declaración por parte de las asociaciones y clubes.

 

Todas las entidades jurídicas, tales como asociaciones, clubes, comunidades; además de las sociedades, estaban sujetos al Impuesto sobre Sociedades. Sin embargo la anterior ley indicaba en su artículo 136 lo siguiente:

 

“No obstante, los citados sujetos pasivos no tendrán obligación de presentar declaración cuando cumplan los siguientes requisitos:

a) Que sus ingresos totales no superen 100.000 euros anuales.

b) Que los ingresos correspondientes a rentas no exentas sometidas a retención no superen 2.000 euros anuales.

c) Que todas las rentas no exentas que obtengan estén sometidas a retención.”

 

Por tanto la mayoría de pequeñas asociaciones no tenían que presentar este impuesto. Sin embargo el redactado de la nueva ley en su artículo 124, en vigor desde el ejercicio 2015, “olvidó” esta excepción. Por tanto todas las asociaciones y clubes deberían presentar el impuesto para todos los ejercicios que se cierren a partir del uno de enero de 2015.

 

Sin embargo, y ante la presión a la que se ha visto sometido el gobierno, ha introducido de nuevo el artículo pero dejando el límite en 50.000 €, en vez de los 100.000 €. La modificación, introducida en la ley segunda oportunidad, deja los otros dos requisitos iguales.

 

El principal problema para estas entidades será el deber de llevar una contabilidad de acuerdo con el artículo 120: “Los contribuyentes de este Impuesto deberán llevar su contabilidad de acuerdo con lo previsto en el Código de Comercio o con lo establecido en las normas por las que se rigen.”

 

Y esta contabilidad deberá diferenciar claramente aquellas actividades exentas de las que no lo son. Y aquí está el truco. Casi todas las entidades de este tipo realizan actividades que por su naturaleza son exentas (es decir no están obligadas a tributar), tales como las cuotas de socios o donativos. Pero también tienen actividades que pueden considerarse de carácter económico, tales como merchandising o torneos. De esta manera Hacienda va a tener conocimiento de estas actividades que hasta ahora quedaban “ocultas” en la no declaración. De esta forma todas estas entidades declararan de acuerdo con el capítulo XIV del Título VII como entidades parcialmente exentas.

 

Por tanto, a nuestro humilde entender, las motivaciones del legislador para marcar esta obligación son:

  • Obligar “de facto” a que muchas operaciones que hasta hoy se realizaban “sin factura”, porque no nos deducimos el IVA, se regularicen correctamente para poder presentar correctamente la contabilidad en caso de inspección.
  • Tener información del volumen de cada entidad para realizar inspecciones que permitan aflorar la parte de actividades económicas que deben tributar por IVA y IS.

 

No es que antes no existieran estas obligaciones, pero pasaban desapercibidas para el fisco.

 

Todo ello conlleva un importante aumento de las obligaciones de estas entidades y en Unigest te explicamos cuáles son y cómo afrontarlas de forma ágil y económica. 

publicado el

Modelo 347

Modelo 347

El mes de febrero es tradicionalmente el mes del modelo 347. Con esta declaración informamos a Hacienda de la facturación que hemos tenido con clientes y proveedores por más de 3.005,06 € (IVA incluido) durante el año anterior. Esta declaración anual sirve a Hacienda para controlar que no haya facturas ocultas, así como posibles contribuyentes que no declaran su actividad.

La principal novedad del ejercicio 2014 (el que declaramos ahora) es que también están obligados a hacerlo las comunidades de propietarios. No tienen que declarar los suministros de energía eléctrica, suministros de agua o combustibles que se usen para la comunidad. Tampoco los seguros que tengan por finalidad el aseguramiento de bienes de zonas y elementos comunes. Se deberán de declarar operaciones que superen los 3.005,06 euros y que correspondan a inversiones, rehabilitaciones, mantenimiento y conservación, jardinería, seguridad y conserjería, gastos de administración, etc.

Durante estas semanas es normal recibir cartas informativas de clientes y proveedores sobre los datos que ellos tienen registrados. Sobre ello es importante saber:

  • No es obligatorio. A diferencia de los certificados de retenciones, no tenemos porque informar a terceros ni contestar sus requerimientos.
  • Es posible que las cifras no coincidan. Tengamos en cuenta que una factura emitida por nosotros, puede ser contabilizada por nuestro cliente en fecha posterior (de hecho hasta cuatro años). Lo importante es que todas las facturas que hemos emitido a clientes con un volumen de operaciones superior a 3.005,06 € aparezcan.
publicado el