Las SCPs pasan a tributar por Impuesto Sociedades

 

Una de las principales novedades de la nueva Ley del Impuesto de sociedades, Ley 27/2014, de 27 de noviembre, es que las sociedades civiles con actividad mercantil pasarán a tributar por sociedades en vez de por Impuesto de la Renta en atribución de rentas, como hasta ahora.

 

¿Qué entendemos por actividad mercantil?

Una actividad mercantil es la que se realiza de acuerdo con lo que marca el Código Mercantil: cuando se prestan servicios o venden productos. Por tanto, aquellas sociedades civiles que tengan por objeto una explotación inmobiliaria no estarán afectadas.

 

¿Qué significa este cambio?

Estas SCP tributaban por el régimen de atribución de rentas en el Impuesto de la Renta de cada socio en función de su participación. Ahora tributarán por Impuesto de Sociedades con el tipo general del 25%.

 

¿Y el dinero que perciban los socios?

Por los beneficios que se repartan a los socios se deberá tributar por IRPF como dividendos, estableciéndose por tato una doble tributación. En cuanto a los ingresos que los socios perciban por su trabajo en la sociedad, queda por determinar si se considerarán rendimientos del trabajo.

 

¿Es obligatorio?

Todas aquellas SCP con objeto mercantil que no quieran tributar por el impuesto de sociedades, pueden ser liquidadas y disueltas hasta el 30 de junio de 2016, con los beneficios fiscales que establece la disposición transitoria introducida por la reforma.

Hay que adoptar el acuerdo dentro de los seis primeros meses del 2016 y liquidar y disolver la sociedad en los seis meses siguientes a su adopción. Hay que tener en cuenta que si se opta por la disolución se debe formalizar un balance de liquidación. Esto es especialmente complicado en aquellas SCP que hayan tributado en módulos. Además de este balance se derivarán una cuota de liquidación que se adjudicará a cada socio partícipe generándole un beneficio a efectos del IRPF.

Las  ventajas de esta opción son la exención en el ITP-AJD, en el IIVTNU y el diferimiento de tributación del beneficio adjudicado a cada socio hasta que lo perciban efectivamente.

 

¿Hay más consecuencias?

Aquellas SCP acogidas al Régimen Especial del IVA del Recargo de Equivalencia quedarán automáticamente excluidas, ya que solo puede aplicarse a personas físicas y entidades en atribución de rentas.

 

Sin duda esta medida genera consecuencias que no podemos valorar, y hacen poco aconsejable seguir trabajando como SCP. Debemos estudiar caso a caso y valorar la constitución de una Sociedad Mercantil tipo SL o SA.

publicado el